Próximamente…

21/09/2021 | actividades | exposiciones
Facebook_cabeceira_data

Bifaz. Trasalba. Amoeiro

09/09/2021 | 2021 | pieza del mes
2021_09_p

El hallazgo del que hoy hablamos es una pieza bifacial, encontrada por el Sr. Augusto Veiga Rubianes en 1986, embutida en un muro fuera de todo contexto, en Os Chaos de Amoeiro.

Se trata de una cuarcita de grano fino y de color rosado, que configuraba un canto rodado tallado por ambas caras. Tiene una reserva del córtex original, de color beige, por el anverso, de unos 3×2 cm y no presenta reserva cortical por el reverso. La pieza presenta múltiples extracciones con percutor duro y tal vez blando, teniendo un nervio central por el anverso, desde la reserva al vértice. El talón está totalmente tallado con extracciones menores, así como los bordes.

Los bifaces eran utilizados como útiles de uso múltiple: percutores, excavadores, punzones, filos, etc. Los bifaces se consideran piezas típicas del Paleolítico Inferior y Medio, aunque pueden aparecer en varias facies del Musteriense y hasta en el Paleolítico Superior.

Entrada al edificio románico del Museo

01/08/2021 | actividades
Museo_románico

En los trabajos arqueológicos efectuados en el año 2003 se documentaba la antigua portada de acceso al palacio románico del obispo, comenzado a edificar durante el episcopado de Diego Velasco en la primera mitad del siglo XII. Esta portada quedó anulada por las reformas que sufrió esta zona del palacio a raíz del fuerte incendio ocurrido a mediados del siglo XVII, coincidiendo con el episcopado de Antonio Paino, del que Muñoz de la Cueva, en 1726 en su obra Noticias históricas de la Santa Iglesia Cathedral de Orense,  nos dice que “tuvo que reparar el Palacio Episcopal, que padeció un grande incendio…”; incendio bien documentado en las intervenciones arqueológicas tanto en el subsuelo como en las estratigrafías murarias. Hay que tener en cuenta, además, que desde finales del siglo XVI el palacio contaría con un nuevo acceso desde la calle Bispo Carrascosa.

La imagen, tomada desde la planta baja de los aposentos que Muñoz de la Cueva manda edificar al lado de la iglesia barroca de Santa María -de la que vemos a nuestra derecha parte del paramento sur de la nave-, muestra al fondo un arco de acceso, doble, liso, apuntado y con marcas de cantero, que debemos ver como una solución constructiva del románico tardío o del protogótico para grandes vanos que además reciben empujes de un piso superior, tal como conocemos, por ejemplo, en Santa María la Real de Aguilar de Campoo. Sin embargo, un paralelismo más próximo lo tenemos en la ciudad de León, en la portada principal de la llamada torre de Dona Berenguela, edificada, probablemente durante el reinado de Alfonso IX de León (1188-1230) y hoy conservada en el patio de recreo del colegio de las Teresianas.

La estratigrafía muraria y la propia traza de la portada ponen de manifiesto que no sería la que correspondería al edificio original románico si no la que, probablemente por problemas de estabilidad,  fue reedificada en la rosca de su arco –o desde las dovelas basales- a finales del siglo XII o comienzos del XIII, dado que algunas de las dovelas presentan marcas de cantero similares a las existentes en algunas fábricas de esa época dentro del palacio. Esta reedificación supuso, al exterior, el encajamiento muy forzado de la clave del arco en la línea de imposta románica ya existente, mientras que, al interior, dicha clave incluso rompió la imposta. En la arquivolta inferior la clave presenta además un ángulo central -al estilo de dos contraclaves- bien conocido en los arcos apuntados góticos.

Los sondajes murarios efectuados en esta zona en el año 2003 también permitieron identificar, en el primer piso y a la izquierda, una ventana románica geminada modificada y enmascarada por las reformas posteriores que ahora, con los trabajos de rehabilitación, puede ser contemplada en su percepción original, y a su lado, una puerta abierta en el siglo XVIII para comunicar el palacio románico -en la zona donde entonces se situaba la escribanía- con los nuevos aposentos mandados edificar por el obispo Muñoz de la Cueva, desde los que además tenía acceso directo al cuerpo superior de la iglesia barroca.

El pedrón de Padrón, comienzo de la tradición jacobea, estudiado por el Padre Sarmiento

01/07/2021 | actividades
2021_03_01

Esta lámina, realizada en tinta sobre papel, pertenece al Cuaderno de dibujos atribuído al Padre Sarmiento que se conserva en el fondo documental del Museo Arqueolóxico y fue recientemente publicada en la Pieza del Mes. El investigador Justo Carnicero Méndez-Aguirre estudia el conjunto de inscripciones y dibujos de diversos elementos artísticos y arquitectónicos que coinciden exactamente con los lugares por donde pasó el P. Sarmiento, en sus tres viajes a Galicia en 1725, 1745 y 1754-1755.

El cuaderno, compuesto por 76 láminas de formato apaisado (28 x 38 cm), encuadernado en rústica y con lomo de piel, fue adquirido por la Comisión de Monumentos a comienzos del siglo XX. La importancia de este trabajo radica en que el P. Sarmiento, inmortalizó las piezas, «in situ», en los lugares donde se encontraban en el siglo XVIII. Son pues, «fotografías» de sus viajes.

La lámina que presentamos incluye el dibujo del pedrón de Padrón, y textos que recogen la leyenda jacobea que lo rodea.

La piedra, labrada en granito, era, en origen, un ara romana empleada como altar en las ceremonias dedicadas al dios Neptuno. En su superficie se puede leer una inscripción que los expertos traducen como “a Neptuno con las aportaciones de los irienses”, lo que confirma la advocación al dios romano de las aguas.

Posteriormente el pedrón fue “cristianizado” añadiéndole una cruz grabada. La tradición jacobea lo liga con la traslatio, la llegada por mar del cuerpo de Santiago el Mayor afirmando que ésta fue la piedra en la que la barca apostólica se amarró cando tocó tierra. Según la leyenda, Atanasio y Teodoro, discípulos del Apóstol, trajeron sus restos por mar desde Palestina hasta Galicia cruzando el Mediterráneo, atravesando las columnas de Hércules (el estrecho de Gibraltar) y bordeando la costa atlántica. La traslatio marítima finalizaría en Padrón, con la llegada de la barca al puerto de Iria Flavia. Allí sería amarrada la nave al pedrón y desembarcado el cuerpo camino de la colina de Libredón, en la actual Compostela, donde acabaría siendo enterrado y redescubierto ocho siglos más tarde por el eremita Paio. Este hecho acabaría por provocar el traslado del obispado de Iria Flavia a Santiago.

El pedrón se encuentra hoy bajo el altar mayor de la igresia de Santiago, en el casco antiguo de Padrón.

#DIM2021 Taller didáctico “O meu, o teu, o noso Museo”

22/06/2021 | actividades
dim2018

Todos los proyectos elaborados fueron magníficos!

Tras muchas deliberaciones el CEIP Virxe da Pena da Sela (O Irixo) y el CEIP de Oímbra fueron los colegios elegidos para disfrutar de un Taller de Arqueología regalo de Xeitura para el próximo curso escolar.

Todos los colegios participantes recibirán un lote de libros para sus bibliotecas.

Tenemos que agradecer la dedicación y calidad didáctica de la responsable de estos talleres, Begoña Garrido Labrador de Xeitura.

Enhorabuena a todos los alumn@s y profesores porque sois unos grandes museólogos!

Proyecto del CEIP Virxe da Pena da Sela (O Irixo)

Pescudando no noso pasado

Proyecto  del CEIP de Oímbra

Villae Olimbria

← entradas más antiguas