Pieza del día: El mapa de Fontán

29/05/2020 | general
museo_ourense_mapa Fontan

#aculturasegue

Domingo Fontán es una persona muy reconocida pero poco conocida. Desde 2004 una fundación lleva su nombre y mantiene, ejemplarmente, su memoria. Nació en el lugar de Porta de Conde, al lado de Caldas de Reis, en 1788 y era miembro de una familia de “no escasa fortuna”. Estudió en Noia con un tío cura y luego en Santiago. Precoz y extraordinario estudiante, finalizó las carreras de Filosofía y Letras, Teología y Matemáticas, en cuya facultad, después de otras ocupaciones docentes, fue catedrático de Matemáticas Sublimes, desde 1828. Propietario de una fábrica de papel en Noia, diputado en las Cortes y director del Observatorio Astronómico de Madrid fue un polifacético ilustrado tardío y murió en Cuntis en 1866 después de una intensa y productiva vida.

Su mapa cartográfico, de gran rigurosidad y precisión fue el primero realizado en España con mediciones matemáticas. Para ello, primero fijó la posición exacta de la Torre del Reloj de la Catedral de Santiago por medio de mediciones con un sextante. Segundo, fijó una base entre el lugar de Formarís y la Lomba de Boisaca, para luego calcular los lados del triángulo inicial y la latitud, lonxitud y altura de los vértices, y a continuación ir replicando el proceso por todo el territorio occidental. Tercero, mide una nueva base en O Corgo, Lugo, para poder establecer las mediciones en la parte de la Galicia oriental y su unión con Asturias, Zamora y León. Cuarto, para la altitud usó cálculos barométricos, con ayuda de su hermano, quien medía la presión y temperatura en Noia al tiempo que él lo hacía en el punto en el que se encontrase.

La realización del mapa fue posible por su esfuerzo y fortuna; en total fueron unos 17 años de trabajo en el que montó 467 estaciones geodésicas en Galicia, 43 en Asturias, León y Zamora y 3 en Portugal.

Al ingente trabajo de recogida de datos numéricos y bosquejos de campo, se le añadirá luego la elaboración de los mismos hasta convertirlos en información sobre el papel. Declaró que “conocía los 3.600 curatos y cinco catedrales y haber recorrido más de 10.000 pueblos escuchando las quejas”. Seguramente nadie conoció mejor Galicia.

El mapa está elaborado en escala 1/100.000 y cada una de las doce hojas mide 58 x 72 cm, por lo que su tamaño conjunto, montadas las piezas, es de 2,16 x 2,32 m.

Más información en la Pieza del mes de enero de 2017

Pieza del día: Lápida honorífica romana

28/05/2020 | general
lapida_romana_museo_ourense

#aculturasegue

Uno de los números de inventario más antiguos del museo, el CE000308, corresponde a una lápida honorífica del emperador Adriano, fechada en el año 132, procedente de Nocelo da Pena (Sarreaus, A Limia).

Cuando la ermita de San Pedro se arruina, el abad de Nocelo da Pena, Antonio Bugallal, decide trasladarla, en 1835, al atrio de la iglesia parroquial de San Lourenzo de Nocelo da Pena haciendo con ella y otras tres inscripciones, el pedestal de un crucero. En 1897 fue trasladada al Museo junto con las otras tres inscripciones aparecidas en el mismo lugar.

Se trata de una placa rectangular de 45 x 77 x 10 cm, con una inscripción en siete líneas, -las dos primeras líneas se perdieron al retirarla de su primitivo asentamiento en la referida capilla-, ya que las primeras transcripciones que se realizaran del epígrafe las incluían. Los laterales parecen estar intactos.

El texto latino cincelado en capital cuadrada, ocupa toda la superficie de la parte anterior y está parcialmente perdido. Solo se conserva:

AE NEP / TRAIANO HADRIA/NO AVG PONTIF / MAX TRIB POT XVI / COS III P P CIVITAS

La transcrición del texto completo sería la siguiente: [(Imp(eratori) Caes(ari) divi Traiani Parthici (filio) divi Nervae nep(oti)] Traiano Hadriano Aug(usto) Pontif(ici) max(imo) Trib(unicia) pot(estate) XVI cons(uli) III p(atri) p(atriae) civitas (Limicorum.).

Pieza del día: Mosaico de A Cigarrosa

27/05/2020 | general
mosaico_ourense_museo

#aculturasegue

El mosaico (“opus tessellatum“) es un tipo de pavimento empleado como elemento decorativo en los suelos fabricados a base de teselas (piezas cúbicas más o menos regulares) compuestas de diversos materiales: piedras de varios tipos, entre las cuales sobresalen los mármoles de diferentes tonalidades; vidrio transparente y coloreado o bien opaco, cerámica (incluso vidriada) o pasta vítrea. La ornamentación de los mosaicos podía ser de motivos figurados (escenas de la vida cotidiana, episodios mitológicos) o de elementos geométricos. Decoraban espacios públicos, edificios oficiales, residencias imperiales o casas de personajes de cierta relevancia social.

Este mosaico de tema marino se encontró en 1972 en un yacimiento en A Cigarrosa (Petín, Valdeorras) donde ya se descubrieran, en 1969, (por el grupo “Os Escarbadores”, con la supervisión y apoyo del Museo) otros dos mosaicos con composiciones de la misma temática que revestían el fondo y las paredes de dos piscinas. De ese mismo modo, este fragmento pertenece a un mosaico que cubría una estancia cuadrangular a la que se accedía por una escalinata. Los muros de esa estructura estaban recubiertos por un zócalo ajedrezado formado por teselas grandes de diferentes colores y la decoración del pavimento consistía en peces, almejas o delfines, colocados de modo aleatorio y con la presencia de las “moscas de agua” y los trazos ondulados para sugerir los movimientos del agua. Probablemente el mosaico perteneció a unas infraestructuras que incluían un conjunto termal. Segun el estado actual de las investigaciones, las “moscas de agua” con las que se representa el auga en este mosaico son típicas de los pavimentos musivos de Galicia. Además, este motivo ornamental podría indicar la existencia de un taller itinerante que tendría su epicentro en Lugo.

Cuando este interesante conjunto termal se descubrió y se estaba dando a conocer su importancia y significado, la zona se vió afectada por el trazado de una nueva vía de comunicación pública: el acceso centro por el margen izquierdo del río Sil. El director del Museo en aquella época, Ferro Couselo, desolado, recogió los fragmentos que se pudieron recuperar, ingresándolos en las colecciones del Museo, donde recientemente fueron de nuevo restaurados. Son el único testimonio de un gran complejo termal de finales del siglo III o comienzos del IV  situado en un lugar privilegiado que bien pudiera ser Forum Cigarrorum de las fuentes clásicas.

Más información en la Pieza del mes de noviembre de 2009

Pieza del día: Áureo de Claudio procedente de Castromao

26/05/2020 | general
áureo_castromao

#aculturasegue

Esta moneda de oro acuñada en las cecas imperiales de Roma, se descubrió formando parte de un conjunto de sesenta y cinco monedas que se guardaban en el interior de una jarrita cerámica escondida en una de las estructuras constructivas de la plataforma baja del yacimiento de Castromao (Celanova) durante la excavación realizada en el año 1970. En esa misma campaña se encontró la tabula hospitalis, que en su texto da cuenta del pacto de mutuo apoyo entre la comunidad de los Coelerni, los habitantes de Castromao y su entorno, y Gneo Antonio Aquilo Novaugustano, jefe de una unidad militar romana, la Cohors I Celtiberorum.

En el anverso de la pieza podemos observar la cabeza del emperador Claudio que mira a la derecha, con corona de laurel, rodeada por una leyenda que en sentido de derecha a izquierda permite leer: TI. CLAVD. CAESAR AVG. P.M. TR. P. VI. IMP. XI. Tenemos aquí el nombre completo del emperador, acompañado de la mención del desempeño de dos cargos, lo que permite precisar la fecha de acuñación en los años 46-47, ya que es el momento en que coincide el desempeño de las magistraturas, la Tribunicia potestad y el nombramiento de Emperador. En su reverso aparece un arco triunfal, con un entablamento donde figura la inscripción DE BRITANN, coronada por una estatua ecuestre del emperador flanqueado por sendos trofeos. El módulo de la pieza es de 18 mm y su peso 7,82 grs. La gráfila de puntos no está completa, apreciándose un ligero desplazamiento de los cuños sobre el cospel, más notorio en el reverso.

Más información en la Pieza del mes de noviembre de 2000

Pieza del día: Cuchillo “tipo Simancas” del Conjunto arqueológico natural de Santomé

24/05/2020 | general
coitelo_simancas_ourense

#aculturasegue

Con esta pieza se inauguró en 1999 la actividad “Pieza del mes” que a día de hoy sigue publicando digitalmente el Museo para el estudio y divulgación de sus fondos arqueológicos, artísticos, documentales o bibliográficos.

Este cuchillo es característico de la cultura material tardorromana de la Meseta, que alcanza el NW como un elemento más de las relaciones entre ambas áreas. El cuchillo “tipo Simancas”, considerado durante mucho tiempo como uno de los elementos más emblemáticos de las denominadas “Necrópolis del Duero”, consta de dos partes: el cuchillo propiamente y la vaina. El cuchillo es siempre de hierro, formando una sola pieza la hoja y el espigón. Se caracteriza por tener un lado curvo y afilado, con un escote en la zona más próxima al mango, y el dorso recto, sin corte y más grueso. El mango o empuñadura, que no se conserva, podía ser de bronce, hierro, hueso o madera e iría sujeto a la hoja por medio del espigón. La vaina tiene dos partes: una funda de cuero o madera y una placa de bronce doblada sobre sí misma, que enmarca la vaina a modo de armazón exterior. En la de Santomé, solamente se conserva la parte de esta cantonera correspondiente al lado recto del cuchillo, decorada con una especie de festoneado en el borde. Las dos partes estaban unidas por un vástago en S con argollas, por las que pasaba una cinta para sujetar el cinturón. Lleva, a modo de contera, un remate inferior decorado con una esfera que va unido al cuerpo de la vaina por dos molduras.

La presencia de esta pieza en Santomé, en el ambiente de un poblado rural agrícola-ganadero al que no se le supone ninguna funcionalidad militar refuerza la hipótesis de que estos utensilios, que posiblemente en su origen tuvieron una finalidad relacionada con el mundo del ejército, pasaron al mundo civil convirtiéndose en objetos de uso cotidiano, con fines venatorios, y como tales serían empleados por los diferentes grupos sociales que poblaron la Península en la tardorromanidad.

Más información en la Pieza del mes de febrero de 1999

← entradas más antiguas