Pieza del día: Mosaico de A Cigarrosa

27/05/2020 | general
mosaico_ourense_museo

#aculturasegue

El mosaico (“opus tessellatum“) es un tipo de pavimento empleado como elemento decorativo en los suelos fabricados a base de teselas (piezas cúbicas más o menos regulares) compuestas de diversos materiales: piedras de varios tipos, entre las cuales sobresalen los mármoles de diferentes tonalidades; vidrio transparente y coloreado o bien opaco, cerámica (incluso vidriada) o pasta vítrea. La ornamentación de los mosaicos podía ser de motivos figurados (escenas de la vida cotidiana, episodios mitológicos) o de elementos geométricos. Decoraban espacios públicos, edificios oficiales, residencias imperiales o casas de personajes de cierta relevancia social.

Este mosaico de tema marino se encontró en 1972 en un yacimiento en A Cigarrosa (Petín, Valdeorras) donde ya se descubrieran, en 1969, (por el grupo “Os Escarbadores”, con la supervisión y apoyo del Museo) otros dos mosaicos con composiciones de la misma temática que revestían el fondo y las paredes de dos piscinas. De ese mismo modo, este fragmento pertenece a un mosaico que cubría una estancia cuadrangular a la que se accedía por una escalinata. Los muros de esa estructura estaban recubiertos por un zócalo ajedrezado formado por teselas grandes de diferentes colores y la decoración del pavimento consistía en peces, almejas o delfines, colocados de modo aleatorio y con la presencia de las “moscas de agua” y los trazos ondulados para sugerir los movimientos del agua. Probablemente el mosaico perteneció a unas infraestructuras que incluían un conjunto termal. Segun el estado actual de las investigaciones, las “moscas de agua” con las que se representa el auga en este mosaico son típicas de los pavimentos musivos de Galicia. Además, este motivo ornamental podría indicar la existencia de un taller itinerante que tendría su epicentro en Lugo.

Cuando este interesante conjunto termal se descubrió y se estaba dando a conocer su importancia y significado, la zona se vió afectada por el trazado de una nueva vía de comunicación pública: el acceso centro por el margen izquierdo del río Sil. El director del Museo en aquella época, Ferro Couselo, desolado, recogió los fragmentos que se pudieron recuperar, ingresándolos en las colecciones del Museo, donde recientemente fueron de nuevo restaurados. Son el único testimonio de un gran complejo termal de finales del siglo III o comienzos del IV  situado en un lugar privilegiado que bien pudiera ser Forum Cigarrorum de las fuentes clásicas.

Más información en la Pieza del mes de noviembre de 2009