Zanfoña

setembro 2017 | pieza del mes | Roberto Aneiros García
Zanfona. Peza do mes

Esta zanfona (inv. CE000690) fue donada por Faustino Santalices Pérez (Bande, 1877 – Madrid, 1960) a la Comisión Provincial de Monumentos en 1904.

En aquel momento el donante era un joven de veintisiete años que hacía seis años que había comenzado su colección de zanfoñas, de las cuales la primera la compró en 1898 y la del museo estaría también entre sus adquisiciones iniciales.

La zanfoña gallega –también llamada española o ibérica– es un cordófono frotado de rueda, diferente de los modelos europeos, entre cuyas características están las siguientes: habitualmente consta de tres cuerdas cantantes y dos bordones, tiene forma de guitarra con perfil en cuña –más alta en la parte donde se encaja el manubrio–, el fondo y la tapa de armonía son planas, las clavijas se disponen lateralmente, carece de oídos sonoros y suele llevar un pequeño agujero en el lado derecho de los aros.

La zanfona puede tocarse de pie, colgada de una correa en bandolera, o bien sentado, apoyándola sobre las rodillas, se gira la manivela con la mano derecha y con la izquierda se pulsaban las teclas, no era raro que se acompañase del triángulo, tocado por el lazarillo que seguía al ciego.