Dos fotografías del aviador Piñeiro. Ribadavia, 1913

marzo 2017 | pieza del mes | María del Pilar Núñez Sánchez
2017_03_p

Las dos fotografías que presentamos corresponden a uno de los espectáculos de José Piñeiro González “o aviador Piñeiro“, el primer hombre gallego en pilotar un avión. Son copias de placas de cristal realizadas el 13 de julio de 1913 en Ribadavia con motivo de las fiestas y forman parte de una extensa y variada colección, donada hace unos treinta años por Pablo García Vázquez al fotógrafo Fernando del Río y que hoy forman parte de los fondos documentales del Museo. La colección se compone de numerosas placas de cristal tomadas con una ICA «Ideal», con objetivo TESA, de fabricación alemana, que fueron realizadas y reveladas por el doctor García Pérez (médico cirujano del Hospital Provincial de Ourense), padre del donante. En la primera, el doctor García inmortaliza al aviador Piñeiro subiendo en su aeroplano y en la otra ya en vuelo. El lugar elegido, el campo de San Cristovo, a orillas del Avia no era el más adecuado pues carecía del espacio necesario para aterrizar y los árbores y montañas que lo rodeaban suponían un tremendo peligro para el piloto. Aún siendo consciente de que el accidente era inevitable, el aviador no quiso desairar a los miles de persoas que llegaran de muchos lugares para verlo y, a pesar de la insistencia de sus mecánicos y de los miembros de la comisión de fiestas en cancelar el evento, voló para ellos.