Brazal de arquero. Coto do Brigueiro (Carballeda de Avia)

abril 2020 | pieza del mes | Belén Lorenzo Rumbao
2020_04_p

Esta pieza es un ejemplar de los conocidos en la historiografía arqueológica como «brazales de arquero». Ingresó en el Museo en 1951, como donación de la Sociedad Arqueológica de Ribadavia. Se trata de una pequeña placa de losa recortada, de morfología rectangular, ligeramente adelgazada en el centro, con los ángulos redondeados. sección plana y superficie cuidadosamente pulida. Presenta una perforación bicónica centrada en cada uno de los lados menores.

Los brazales aparecen en el registro arqueológico como elementos típicos de los ajuares funerarios. Sobre la función de estas piezas surgió desde antiguo un intenso debate que aún se mantiene, siendo la interpretación más aceptada –e de ahí el nombre que tradicionalmente se les dio– aquella que las entiende como elementos de protección de las muñecas de los arqueros al disparar las flechas, para evitar que el impacto del retroceso de la cuerda tras la distensión del arco les golpee y dañe el antebrazo. Otros autores propusieron su uso como pulidores o afiladores de objetos metálicos, hipótesis que algunos defienden en la actualidad, prefiriendo la denominación de plaquetas perforadas para estos objetos. Hay también quien les otorga un uso más ornamental que funcional sugiriendo que serían fabricados específicamente para fines rituales o funerarios.

Sea cual sea su enigmática función, lo que en definitiva resulta innegable es que estamos ante objetos de prestigio, con un alto valor simbólico, que funcionan como una señal de rango y dignidad del difunto ante la comunidad presente en el ritual funerario.