Dos fotografías del aviador Piñeiro. Ribadavia, 1913

01/03/2017 | 2017 | pieza del mes
2017_03_p

Las dos fotografías que presentamos corresponden a uno de los espectáculos de José Piñeiro González “o aviador Piñeiro“, el primer hombre gallego en pilotar un avión. Son copias de placas de cristal realizadas el 13 de julio de 1913 en Ribadavia con motivo de las fiestas y forman parte de una extensa y variada colección, donada hace unos treinta años por Pablo García Vázquez al fotógrafo Fernando del Río y que hoy forman parte de los fondos documentales del Museo. La colección se compone de numerosas placas de cristal tomadas con una ICA «Ideal», con objetivo TESA, de fabricación alemana, que fueron realizadas y reveladas por el doctor García Pérez (médico cirujano del Hospital Provincial de Ourense), padre del donante. En la primera, el doctor García inmortaliza al aviador Piñeiro subiendo en su aeroplano y en la otra ya en vuelo. El lugar elegido, el campo de San Cristovo, a orillas del Avia no era el más adecuado pues carecía del espacio necesario para aterrizar y los árbores y montañas que lo rodeaban suponían un tremendo peligro para el piloto. Aún siendo consciente de que el accidente era inevitable, el aviador no quiso desairar a los miles de persoas que llegaran de muchos lugares para verlo y, a pesar de la insistencia de sus mecánicos y de los miembros de la comisión de fiestas en cancelar el evento, voló para ellos.

Presentación de la Pieza del mes

07/02/2017 | general
2017_02_1

El miércoles, 8 de febrero, a las 20.00 h. tendrá lugar la presentación de la Pieza del mes: “LÁPIDA DE SAN PEDRO DE ROCAS”, en la sala de la exposición “Escolma de Escultura” en San Francisco (Ourense).

La explicación correrá a cargo del Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Vigo, Francisco Javier Pérez Rodríguez.

Entrada libre.

Lápida de San Pedro de Rocas

01/02/2017 | 2017 | pieza del mes
Lápida de San Pedro de Rocas. Ourense

En el conjunto del monacato medieval gallego San Pedro de Rocas posee un lugar especial y destacado. De allí procede la pieza protagonista de estas líneas: la lápida que, considerada en ocasiones «fundacional», se conserva en la actualidad en el Museo Arqueolóxico Provincial de Ourense. Se trata de una inscripción hecha en una losa de granito en que figura un texto repartido en cuatro líneas, rodeado por una soga que, partiendo del lado derecho, divide el espacio central en dos partes, con dos líneas de texto sobre y bajo ella. La soga remata en el espacio izquierdo en una cruz. El texto es el siguiente:

† [H]EREDITAS : N

EVFRAXI : EVSANI

QUINEDI : EATI : FLAVI

RVVE : ERA DA C XA I

De ella destaca en primer lugar la fecha: año 611 de la era hispana, que sería nuestro año 573. La palabra de apertura, HEREDITAS, hace pensar que se trata de una donación al supuesto cenobio entonces existente, hecha por los nombres que figuran tras la N –¿NOSOTROS?–, como mínimo cinco: EUFRAXI, EUSANI, QUINEDI, EATI y FLAVI, pues queda poco claro que es exactamente RUVE, si un sexto hombre, o el apellido de FLAVI –¿o de todos ellos?–, o algo que no se sabe exactamente de que se trata. Al interpretarse el texto como donación y, en función de su evidente antigüedad, no cabe duda de que puede tomarse como la dotación inicial del primer monasterio de Rocas. Que se hubiese plasmado en una inscripción apuntaría a su importancia, contribuyendo así a esta posibilidad.

Dotación inicial o no, la misma supervivencia de la lápida señala su importancia. En este sentido hay que hacer referencia a la duda de si estamos ante la piedra original, labrada en el 573, o es una copia posterior que, solo por haberse hecho, redunda en el valor del texto grabado. No cabe duda de que el sogueado que rodea y parte el texto, típico del arte prerrománico «asturiano», parece declarar una hechura en los siglos IX o X. A esta datación contribuye la innegable relación de este sogueado con el del pie de altar de la misma iglesia, conservado también en la actualidad en el Museo Arqueolóxico Provincial. Sus arcos de herradura llevan su hechura más al siglo X que al VI, avalando así que estaríamos ante una copia de la inscripción original hecha al mismo tiempo que se elaboró este pie de altar.

En realidad, esto poco importa para la historia de San Pedro: original o copiada cuatro o cinco siglos despues, es evidente que siempre fue trascendental para la comunidad religiosa que sucesivamente vivió en Rocas y manifiesta de un modo indudable el valor y calidad que se le dio a la inscripción.

Presentación de la Pieza del mes

09/01/2017 | actividades
fontan

El miércoles, 11 de enero, a las 20.00 h. tendrá lugar la presentación de la Pieza del mes: “El mapa de Fontán“, en la sala de la exposición “Escolma de Escultura” en San Francisco (Ourense).

La explicación correrá a cargo de Afonso Vázquez-Monxardín Fernández.

Entrada libre.

El mapa de Fontán

30/12/2016 | 2017 | pieza del mes
Detalle da Carta GeomŽtrica de Galicia. Mapa de Font‡n

Domingo Fontán es una persona muy reconocida pero poco conocida. Desde 2004 una fundación lleva su nombre y mantiene, ejemplarmente, su memoria. Nació en el lugar de Porta de Conde, al lado de Caldas de Reis, en 1788 y era miembro de una familia de “no escasa fortuna”. Estudió en Noia con un tío cura y luego en Santiago. Precoz y extraordinario estudiante, finalizó las carreras de Filosofía y Letras, Teología y Matemáticas, en cuya facultad, después de otras ocupaciones docentes, fue catedrático de Matemáticas Sublimes, desde 1828. Propietario de una fábrica de papel en Noia, diputado en las Cortes y director del Observatorio Astronómico de Madrid fue un polifacético ilustrado tardío y murió en Cuntis en 1866 después de una intensa y productiva vida.

La realización del mapa fue posible por su esfuerzo y fortuna; en total fueron unos 17 años de trabajo en el que montó 467 estaciones geodésicas en Galicia, 43 en Asturias, León y Zamora y 3 en Portugal.

Al ingente trabajo de recogida de datos numéricos y bosquejos de campo, se le añadirá luego la elaboración de los mismos hasta convertirlos en información sobre el papel. Declaró que “conocía los 3.600 curatos y cinco catedrales y haber recorrido más de 10.000 pueblos escuchando las quejas”. Seguramente nadie conoció mejor Galicia.

El mapa está elaborado en escala 1/100.000 y cada una de las doce hojas mide 58 x 72 cm, por lo que su tamaño conjunto, montadas las piezas, es de 2,16 por 2,32 m.

← entradas más antiguas entradas más recientes →