Pieza del día: El recuerdo de las joyas. Parada Justel

25/06/2020 | general
o_recordo

#aculturasegue

Esta obra es una de las piezas señeras de la colección de Bellas Artes del Museo y uno de los cuadros más conocidos, reproducidos y apreciados en el conjunto de la producción de su autor, el pintor ourensano y miembro de la Generación Doliente, Ramón Parada Justel (1871-1902).

El recuerdo de las joyas, un óleo sobre lienzo de 151 x 117 cm, representa a una mujer joven, atractiva y elegante, que se detiene a contemplar, con una expresión a la vez nostálgica e introspectiva, el escaparate de una joyería. La figura aparece de perfil, en una pose informal, sosteniendo un paraguas con la mano izquierda mientras acerca la derecha a su rostro. El tema se aleja de la espectacularidad y el melodramatismo dominante en las últimas Exposiciones Nacionales, reproduciendo una imagen cotidiana de la vida urbana contemporánea, reflejo de la nueva burguesía emergente que resulta innovador y original.

Está datado en 1901, en la fase final de la vida del artista, quien fallecerá el 13 de mayo de 1902, con tan sólo 32 años de edad.

Más información en la Pieza del mes de septiembre de 2012

Pieza del día: Higa romana de Santomé

23/06/2020 | general
MPORFCE005270_3_SEQ_004_R

#aculturasegue

Amuleto de bronce representando una higa, con el consabido gesto del dedo pulgar de la mano derecha introducido entre el índice y el corazón, simbolizando la unión de ambos sexos. Seguramente formaría parte de un amuleto más complejo en el que se combinaría la higa y un falo. La unión de ambos signos apotropaicos refuerza el sentido de obligar a la mirada fascinadora a alejarse, ante la visión del gesto impúdico. Su fabricación en bronce, en el mundo romano, ahonda en las virtudes filactéricas de los metales y en el carácter enigmático de la ciencia de los herreros, fabricantes de los amuletos. En épocas posteriores, su extensión a otros materiales como el azabache, redunda en el doble valor del amuleto, por la forma simbólica y por el material en que están realizados. Los amuletos son objetos de carácter mágico a los que se les atribuyen poderes protectores.

Esta higa, procedente del Conjunto Arqueológico-Natural de Santomé, apareció en la campaña de 1987 sobre la calle empedrada que da acceso y comunica el poblado de la parte inferior con el castro, en un contexto de la segunda mitad del sigloI d. C., asociada a la cerámica de paredes finas, Terra Sigillata Sudgálica y diferentes tipos de lucernas.

Esta pieza formó parte recientemente de la exposición “Santomé. Conjunto Arqueolóxico Natural” organizada por el Museo Arqueológico en la sala de exposiciones temporales de Afundación.

Más información sobre esta higa en la Pieza del mes de abril de 2008

Pieza del día: Broche de cinturón. As Pereiras, Amoeiro

22/06/2020 | general
MPORFDX1106_1_SEQ_003_R

#aculturasegue

Este broche de cinturón apareció en el transcurso de los trabajos arqueológicos llevados a cabo por el Grupo de Investigación en Arqueoloxía da Paisaxe da Universidade de Santiago de Compostela (GIArPa-USC) en el yacimiento de As Pereiras, en el término municipal de Amoeiro (Ourense).

La cultura material exhumada durante la actuación arqueológica pertenece a dos momentos diferenciados, uno de época romana con la aparición de fragmentos de vidrio, numerosos fragmentos cerámicos de tradición indígena y dos de sigilata hispánica tardía, así como un ladrillo y numerosas tégulas que apuntan a una probable estructura habitacional; un segundo momento viene definido por la aparición de cerámica y otros elementos de época altomedieval.

De entre la cultura material recogida, las piezas más destacables son los restos de un horno de tradición castreña «tipo Castromao» en el nivel romano, y el broche de cinturón hallado en los niveles medievales. Se trata de un broche realizado en bronce fundido, compuesto por dos elementos diferenciados: hebilla y placa. Tiene el número de inventario DX1106/1 y sus dimensiones son: 10’5 cm de longitud, 3’9 de anchura y 0’4 cm de grosor, y tiene un peso de 76,8 gr.

La pieza, en la que figura un epígrafe de carácter cristiano, realizado con técnica de calado, en el que se lee: XPS SI(T) / TECUM, es decir, «Cristo sea contigo» estaba revestida con una lámina de plata.

Más información en la Pieza del mes de diciembre de 2015

Pieza del día: Cuenco de cerámica marmorata de Castromao

19/06/2020 | general
2016_12_p-500x400

#aculturasegue

Cuenco de terra sigillata marmorata de la forma Drag. 29, con borde abierto y carena bien marcada. El borde está conformado externamente por tres elementos: labio y moldura decorada con ruedecilla, con acanaladuras, y moldura también decorada con ruedecilla, llevando también internamente una acanaladura. Sigue una línea de perlas, bien marcadas, dando paso a una decoración dispuesta en dos frisos: en el superior presenta una sucesión de guirnaldas compuestas por tallos y rematadas por motivos florales, en uno de los lados, y en el inferior, óvalos de cabeza semicircular y nervios en el perímetro externo. Ambos frisos están separados por una moldura decorada con ruedecilla, flanqueada por líneas de perlas. Pasta de color rosado y acabado característico de la marmorata, que es una variedad de terra sigillata sudgálica, que recibe ese nombre por presentar un aspecto externo de color amarillo con vetas, recordando la textura del mármol.

Desde el momento en que se empezó a utilizar la cerámica, en el neolítico, se conocen técnicas de reparación de estos vasos, por tratarse de un material frágil, de fácil fractura. Esta pieza presenta quince agujeros con restos de lañas de bronce.

Fue descubierta en el yacimiento de Castromao, en la campaña de 2007, dirigida por Luís Orero Grandal.

Más información en la Pieza del mes de diciembre de 2016

Pieza del día: Fragmento de la traza de Coro de la Catedral de Ourense

18/06/2020 | general
coro_catedral_solis

#aculturasegue

Las viejas catedrales guardan tras sus gruesos muros secretos de su historia, que de vez en cuando acostumbran a sacar a la luz para revelarnos pequeños pasajes del quehacer de otros tiempos. Durante una reparación de las bóvedas de la catedral auriense, apareció, entre escombros, este retazo del dibujo que en 1580 el maestro entallador Diego Solís presentó ante el Cabildo para la renovación del viejo y frío coro gótico. Fue encontrado por José González Paz, quien lo dona al Museo Arqueolóxico para su estudio y conservación.

Es muy abundante la documentación existente (protocolos, contratos, cartas) referida a esta obra de la nueva sillería y gracias a ella sabemos que en escritura de 1580 se contrata con Diego Solís y Juan de Angés, vecinos de León, su realización.

La ejecución de los trabajos se demoró varios años. Primero porque era habitual esperar muchos meses a que secara bien la madera a emplear, pero también porque era frecuente que los artistas contrataran muchas obras y luego no eran capaces de atender a todas, causa de muchos pleitos en esa época.

Angés interviene como escultor, formado en el taller de su padre, Juan de Angés el Viejo, donde se impregna del arte de Juan de Juni, mientras que Solís trabaja como ensamblador y entallador, lo que explica la discrepancia de estilo que se aprecia entre las figuras y los relieves del ensamblaje, menos vigorosos aunque también influenciados por Juni. Contaban para la tarea con muchos colaboradores, oficiales y aprendices. Está documentada la presencia en Ourense de Esteban Jordán para supervisar los trabajos.

Este coro, uno de los conjuntos más excepcionales de la escultura manierista gallega, representa en su programa iconográfico al apostolado, los evangelistas, los mártires y los santos de mayor devoción popular destacando los relacionados con Ourense como Santa Eufemia y Santa Mariña. En este fragmento observamos la figura de San Pablo de gran fuerza expresiva y clara influencia de Juni.

En 1937 el coro se retira para “engrandecer” la catedral y permitir la visión del altar mayor; eso conlleva su fragmentación y la ruptura del discurso iconográfico: la sillería alta se coloca, trastocada, en la capilla del Santo Cristo y la baja en la capilla mayor; otros elementos se dispersaron por distintas dependencias de la catedral.

Más información en la Pieza del mes de enero de 2007

← entradas más antiguas entradas más recientes →