Olla. Castro Coto do Mosteiro

02/05/2018 | 2018 | pieza del mes
Fotograf’a Ola do Castro Coto de Mosteiro

En la campaña de excavación del año 1984, dirigida por Luis Orero Grandal, en el castro Coto do Mosteiro fue documentada esta olla. El castro se localiza en el lugar de Mosteiro, parroquia de Santa Uxía de Lobás, ayuntamiento de O Carballiño. Su fase de ocupación se inicia alrededor del siglo IV a. C, en la segunda Edad del Hierro, cuando se produce el levantamiento de los nuevos poblados fortificados, asentados en los valles, a media ladera o en oteros en el medio del valle, y rodeados de tierras con aprovechamiento agrícola. Y será en el Hierro final, sobre el siglo I d. C, cuando termine la ocupación de Mosteiro.

La pieza objeto de comentario se recuperó, en ocho fragmentos, en la primera campaña de excavación. La olla está modelada a mano, con forma globular de medianas dimensiones (11 cm x 18 cm) y con el borde ligeramente exvasado. Está decorada con tres líneas paralelas incisas, las dos superiores enmarcan una franja decorada con tres círculos estampillados y acompañados de dos filas con puntillado; debajo, en el arranque de la panza, están los abanicos rellenos de pequeñas líneas impresas de puntillado rematados en los extremos con dos círculos y en el vértice con tres círculos estampillados. La decoración de los motivos en abanico y sus distintas variedades y combinaciones es la más característica de Coto do Mosteiro, testificada por los numerosos ejemplares hallados.

Aviso de cierre temporal de la sala de exposición: “Escolma de escultura”

23/04/2018 | destacado | general
peche_sala

Exposición: “Voando o pasado. Fotografía aérea e arqueoloxía en Galicia” en el Archivo Histórico Provincial de Lugo

16/04/2018 | destacado | exposiciones
[cat‡logo de exposici—n] Voando o pasado. Fotograf’a aŽrea e arq

La fotografía aérea aplicada a la investigación del patrimonio arqueológico además de ofrecer imágenes vistosas e incluso espectaculares de los yacimientos es, por encima de todo, una herramienta de trabajo que detecta las anomalías en la superficie de la tierra derivadas de la presencia del hombre. Son las trazas o indicios –de microrrelieves, de crecimiento diferencial de la vegetación, de humedad…- que correctamente descifradas, como si de un código secreto se tratase, hacen visibles elementos ocultos del suelo y/o subsuelo, ayudando así a identificar, estudiar y proteger los diferentes bienes que conforman la memoria material de nuestro pasado.

La exposición, nucleada por imágenes aéreas oblicuas a baja altura obtenidas por el fotógrafo Gerardo Gil, por encargo de la Sección de Arqueología del Instituto “Padre Sarmiento” de Estudos Galegos (IPSEG), a comienzos de la década de los noventa del siglo pasado, aparece además complementada por datos relativos a los pioneros de la imagen aérea en Galicia, ya desde comienzos del siglo XX -la llegada de los globos aerostáticos y de los primeros aeroplanos al cielo gallego-. La experiencia del IPSEG, que fue pionera en Galicia, no tuvo, no obstante, ni la continuidad ni el reconocimiento que merecía, pese a ser hoy ya una parte más de la historia de la arqueología gallega en cuanto experiencia metodológica singular.

Estructurada en base a ocho grupos temáticos, el núcleo de la exposición aborda desde aquellos yacimientos que se corresponden con el paisaje monumental castrexo hasta los relacionados con el encastillamento medieval, para luego ofrecer algunas visiones en positivo y en negativo de algunos yacimientos, conjugando además la imagen oblicua baja, de la década de los noventa, con imágenes aéreas verticales más antiguas y de tipo fotogramétrico. Finalmente, termina con los trabajos de fotointerpretación llevados a cabo en la Cidade de San Cibrao de Las durante los años 1991 y 1992, teniendo en cuenta que la fotointerpretación debe ser el objetivo final de la arqueología aérea.

Del 18 de abril al 15 de junio de 2018 en el Archivo Histórico Provincial de Lugo

Presentación de la Pieza del mes

09/04/2018 | actividades
Fotografía de un fragmento de Sigillata sudgálica decorada

El miércoles 11 de abril a las 20.00 h tendrá lugar la presentación de la Pieza del mes de abril de 2018:SIGILLATA SUDGÁLICA DECORADA. CONJUNTO ARQUEOLÓGICO-NATURAL DE SANTOMÉ” en la sala de la exposición “Escolma de Escultura” en San Francisco (Ourense).

La explicación correrá a cargo de Tomás Vega Avelaira.

Entrada libre.

Sigillata sudgálica decorada. Conjunto arqueológico-natural de Santomé

02/04/2018 | 2018 | pieza del mes
Fotograf’a de un fragmento de Sigillata sudg‡lica decorada

El hallazgo de este fragmento de terra sigillata sudgálica se produjo durante la campaña arqueológica del año 1988, dirigida por Xulio Rodríguez González, y corresponde a la etapa alto-imperial de un poblado galaicorromano que coincide parcialmente en el tiempo con la ocupación del castro. Dicho poblado surge grosso modo a mediados del siglo I d. C. y se abandona a mediados del siglo II d. C.

La pieza corresponde a un fragmento de cuenco que posee el color rojizo brillante característico de las producciones sudgálicas, conseguido gracias a su engobe “sinterizado”, y conserva una altura de 8,5 cm, una anchura máxima de 5,4 cm y un grosor de 0,5 cm. Desde el punto de vista formal, siguiendo la tipología de H. Dragendoff, se corresponde con el número 30 (TSG Drag. 30) y por sus características se puede determinar que procede del taller de La Graufesenque.

Esta pieza posee una decoración realizada a molde. Aunque no se disponga de la pieza completa, se puede deducir que la escena principal se elaboró desarrollando un friso con una ornamentación compartimentada, conocida como “estilo de metopas” y constaría de varias imágenes mostrando luchas de gladiadores separadas por líneas perladas. Entre el borde y la parte superior del friso se aprecia la característica decoración consistente en una cenefa de ovas y, por debajo, una serie de círculos concéntricos. La escena de lucha representada se corresponde con el enfrentamiento de dos tipos de gladiadores. En el lado izquierdo, figura un murmillo, que va armado con un casco crestado (cassis), un escudo rectangular grande (scutum), una greba metálica en su pierna izquierda (ocrea) y una espada corta y recta (gladius). A la derecha, se identifica a un tracio (thraex), cuyas armas consisten en un casco, un escudo rectangular de pequeñas dimensiones (parmula), una greba en cada pierna, una espada corta y curva (sica) y una protección en el antebrazo (manica). Ambos luchadores presentan su torso desnudo y visten un sencillo taparrabos (subligaculum) sujetado con un cinturón (balteus). A los pies de los combatientes se distingue un cánido corriendo hacia la derecha.

← entradas más antiguas entradas más recientes →