Exposición: Voando o pasado. Fotografía aérea e arqueoloxía en Galicia

07/10/2017 | destacado | exposiciones
Imprimir

La fotografía aérea aplicada a la investigación del patrimonio arqueológico además de ofrecer imágenes vistosas e incluso espectaculares de los yacimientos es, por encima de todo, una herramienta de trabajo que detecta las anomalías en la superficie de la tierra derivadas de la presencia del hombre. Son las trazas o indicios –de microrrelieves, de crecimiento diferencial de la vegetación, de humedad…- que correctamente descifradas, como si de un código secreto se tratase, hacen visibles elementos ocultos del suelo y/o subsuelo, ayudando así a identificar, estudiar y proteger los diferentes bienes que conforman la memoria material de nuestro pasado.

La exposición, nucleada por imágenes aéreas oblicuas a baja altura obtenidas por el fotógrafo Gerardo Gil, por encargo de la Sección de Arqueología del Instituto “Padre Sarmiento” de Estudos Galegos (IPSEG), a comienzos de la década de los noventa del siglo pasado, aparece además complementada por datos relativos a los pioneros de la imagen aérea en Galicia, ya desde comienzos del siglo XX -la llegada de los globos aerostáticos y de los primeros aeroplanos al cielo gallego-. La experiencia del IPSEG, que fue pionera en Galicia, no tuvo, no obstante, ni la continuidad ni el reconocimiento que merecía, pese a ser hoy ya una parte más de la historia de la arqueología gallega en cuanto experiencia metodológica singular.

Estructurada en base a ocho grupos temáticos, el núcleo de la exposición aborda desde aquellos yacimientos que se corresponden con el paisaje monumental castrexo hasta los relacionados con el encastillamento medieval, para luego ofrecer algunas visiones en positivo y en negativo de algunos yacimientos, conjugando además la imagen oblicua baja, de la década de los noventa, con imágenes aéreas verticales más antiguas y de tipo fotogramétrico. Finalmente, termina con los trabajos de fotointerpretación llevados a cabo en la Cidade de San Cibrao de Las durante los años 1991 y 1992, teniendo en cuenta que la fotointerpretación debe ser el objetivo final de la arqueología aérea.